Una bodega bajo el mar

En Tossa de Mar (Girona), de la mano de Cavas Submarinas.

(Originalmente publicado en esimportante.com)

El cliente recoge su botella del fondo del mar.
El cliente recoge su botella del fondo del mar.

La empresa Cavas Submarinas ha abierto al público su bodega situada en Tossa de Mar (Girona), en la que el vino envejece bajo las aguas de la Costa Brava. Lo más peculiar de esta bodega no es la forma de elaborar el vino, sino el modo de adquirirlo: no se vende en tiendas ni en vinotecas, sino que el cliente debe bucear en el mar para recoger su botella directamente en la cava submarina. Después podrá degustarlo a pie de playa con un menú de maridaje a medida. Se trata de una iniciativa turística única en Europa, que combina el submarinismo, la enología y la gastronomía.

El Tour Cavas Submarinas propone a los clientes sumergirse para hacerse con una de las 400 exclusivas botellas que forman esta añada. El vino se llama “Cavas Submarinas Cala Llevadó 2010” y ha sido elaborado en Chile por la bodega Viña Casanueva, inventora de este método. Tras embotellarlo, el vino envejece durante un periodo de seis meses a un año dentro de cofres situados entre 10 y 20 metros de profundidad bajo el Mar Mediterráneo.

El vino envejece durante un periodo de seis meses a un año dentro de cofres situados entre 10 y 20 metros de profundidad .
El vino envejece durante un periodo de seis meses a un año dentro de cofres situados entre 10 y 20 metros de profundidad .

Las condiciones especiales de temperatura, luminosidad, humedad y presión del fondo marino, a las que se suman el constante movimiento del mar, confieren a este vino unas características organolépticas únicas. De hecho, esta primera añada permitirá analizar también las diferencias en la cata que aporta el envejecimiento bajo el Mediterráneo respecto al Pacífico chileno.

Para adquirir su botella, el cliente se sumerge con un equipo de submarinismo, acompañado por un instructor y tras recibir una clase de iniciación al buceo. No es necesario tener titulación de submarinista ni contar con una gran forma física para vivir esta experiencia. De todas maneras, si el cliente lo prefiere, los instructores se sumergirán para recoger su vino.

Después de rescatar su botella del fondo del mar, si lo desea el cliente puede degustar el “tesoro” a pie de playa con toda comodidad en el restaurante Beach Club de Tossa de Mar. Este establecimiento ha creado un exquisito menú que marida el vino submarino con los mejores productos de la zona. Mientras disfruta del caldo y los platos, el cliente gozará de hermosas vistas de la Costa Brava en este privilegiado local situado en primera línea de mar.

“El Tour Cavas Submarinas es una experiencia única que ningún amante del vino debería perderse. La emoción de realizar la inmersión, coger tu botella y luego catar este vino especial maridado con exquisitos platos de la cocina local, todo ello en el marco incomparable de la Costa Brava, hacen que sea una jornada inolvidable” asegura Carlos Ortega, responsable de la iniciativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *